Senderos y caminos de Caldas, un viaje por nuestra diversidad

Fotos: James Salazar

Entre las montañas de Manizales se reúne un grupo de aficionados por la naturaleza que se dedica a recorrer los caminos y veredas de Caldas, ellos son Los Barranquillos. Este grupo de senderismo ecológico lleva más de 20 años explorando rutas y descubriendo nuevos senderos entre bosques, fincas ganaderas, cafeteras y caminos de arriería que conectan distintos municipios.

Conectarse con la naturaleza, salir de la rutina, mejorar su estado físico, muchas son las motivaciones que llevan a manizaleños y extranjeros a emprender el senderismo en los rincones verdes de la ciudad o incluso en municipios aledaños. Esta práctica deportiva va de la mano con otras actividades de turismo de naturaleza como la fotografía de paisajes, el avistamiento de aves y el turismo rural. El senderismo resulta ideal para practicar en un territorio diverso como Caldas que ofrece múltiples paisajes y experiencias únicas en cada uno.

A pie por el departamento

En 1995, el caminante Luis Alfonso Mejía Penagos fundó este grupo de amigos para caminar en equipo por Manizales de forma periódica, y lo bautizó con el nombre del ave insignia de la ciudad como forma de honrar ese pájaro colorido que tanto se observa al caminar; como el mismo se define, el es el guía del pito, del machete y del olfato de perro. Hace 9 años se unió Diego Andrés Álvarez Marín, el otro coordinador del grupo, quien hace la planeación de las rutas usando el GPS, las fotografías aéreas, los sistemas de información geográfica y los libros de historia; estos dos organizadores definen Los Barranquillos como un grupo de amigos siempre abierto a todas las personas motivadas por el andar.

Estos senderistas realizan caminatas para expertos y aficionados que se llevan a cabo generalmente los domingos con una periodicidad semanal. Turistas, estudiantes, amas de casa, profesionales, deportistas y extranjeros convergen en este grupo para conocer y disfrutar de los recorridos por cascadas, fincas, veredas, ríos, montes, caminos históricos y otros entornos naturales que se encuentran en nuestro territorio.

Las caminatas están categorizadas por grados de dificultad delimitadas a partir del estado físico de cada quien, estos grados varían dependiendo de la duración del recorrido, el terreno a visitar, el clima, accesibilidad a medios de transporte y comunicación, entre otros factores. Para conocer estas categorías a detalle puedes consultar el grupo de Facebook Caminatas por Manizales y Caldas – Los Barranquillos https://www.facebook.com/groups/caminatasmanizalesycaldas/, allí se publican las agenda de caminatas que hace el grupo; para asistir a las caminatas basta con contactar a los organizadores para inscribirse previamente a ellas.

Las huellas de Los Barranquillos

La experiencia de años recorriendo el departamento se evidencia en las más de 250 rutas establecidas con las que cuenta el grupo. Estos caminos son clasificados dependiendo del territorio que atraviesan: zona cafetera, zona boscosa, zona con cascada, río, montaña, camino de arriería, camino veredal, etc., lo cual permite escoger qué senderos compondrán la agenda semestral de Los Barranquillos.

Cada inicio de semestre se programa la agenda de recorridos a partir de las zonas a explorar  y de las predicciones meteorológicas, teniendo en cuenta las temporadas de lluvia y calor para escoger las rutas a caminar. Asimismo, se tienen en cuenta los festivos para programar caminatas de mayor intensidad que tienen duraciones más prolongadas (un día entero, día y medio o dos días) y también se incluyen en la agenda caminos de distintos niveles para tener una programación más completa.

El grupo ha realizado caminatas en otros municipios como Neira, Villamaría, Chinchiná, Riosucio, Salamina, Marulanda, Pensilvania, Aranzazu, entre otros. Algunas de las rutas más recientes han sido la ruta Sinaí – La Cumbre, vereda Gallinazo, La Cuchilla del Salado – Cielito Lindo a las afueras de Manizales, la ruta La Granja en la vereda El Descanso de Neira,  además de caminatas de exploración en Filadelfia y Herveo (Tolima).

Descubriendo la historia con los pies:

Los Barranquillos realizan algunas rutas históricas que tienen un valor simbólico para Manizales y Caldas. Una de ellas es el Camino de la Elvira, paralelo al antiguo Camino del Ruiz, que fue creado, por el Cabildo Municipal, en 1864; este comienza en la vereda Buenavista (cerca al barrio La Sultana) y termina en Honda (Tolima). La segunda ruta histórica es el Camino de la Moravia, construído hacia 1890, la cual iniciaba en Manizales en la Carrera 26, pasa por Neira, luego por la vereda El Zancudo Marulanda (allí está ubicado el cuello de La Moravia, un punto de particular respeto por los arrieros, debido a lo abrupto del terreno), continúa por el pueblo fantasma de Brasil, en la falda del volcán Cerro Bravo,  avanza por Fresno y termina en Mariquita.

Finalmente está la Ruta de la colonización, la cual inicia realmente en Antioquia ya que fue utilizada en la época de la colonización antioqueña, pero se camina desde Aguadas, pasando por Pácora, Salamina, Aranzazu y Neira hasta llegar a Manizales. Lamentablemente, parte de este camino fue destruido hace unos años para construir una carretera, y otra es intransitable debido a los cultivos de aguacate; sin embargo el tramo entre Neira y Manizales aún se puede transitar observando los canalones en los caminos hechas por los arrieros colonizadores.

Cuando el paisaje y el clima le exigen al cuerpo:

Diego Álvarez cuenta que uno de los caminos más difíciles que ha recorrido es el camino de la Moravia en Neira, un camino con una historia de más de 130 años utilizado por arrieros que transportaban comercio a desde Honda hacia Manizales, Medellín y otros lugares. Este camino es muy exigente, según Álvarez, porque requiere que los caminantes estén en muy buenas condiciones físicas para resistir el esfuerzo físico en una zona con una altura de 3.700 metros que dificulta la respiración, y lo abrupto del terreno. Sin embargo, la recompensa de esta ruta son los espectaculares paisajes que atraviesa.

Otra de las rutas de mayor exigencia que señala este caminante es un cañón entre Manizales y Marulanda denominado La Gruta; este bosque ubicado en el valle de un río se recorre a través de una ‘trocha’ que no está en el mejor estado y requiere de ir podando maleza con machete mientras se transita; dicha ruta era antiguamente utilizada por los comerciantes de Marulanda para traer mercancías desde Manizales. A pesar de la dificultad –o quizá debido a ésta- este camino es a su vez el sendero que más ha asombrado a Álvarez, ya que esta es una zona prácticamente inhabitada que recorrieron sin más ayuda que un GPS y el sentido de orientación. Para realizarla precisaron la ayuda del GPS siguiendo un trazado diseñado en el computador con la ayuda de fotografías aéreas. Este recorrido tuvo una duración de más de 20 horas y fue realizado en un día y medio.

Reflexiones que deja el andar:

Al reunir la pluralidad de voces de Los Barranquillos cada caminante tiene diversos aprendizajes que le han dejado las experiencias por los caminos por Caldas. Muchas y muchos coinciden en que el senderismo les ha ayudado a ser más conscientes de la riqueza natural que tiene el departamento, y por consiguiente lo importante que es conectarse con la tierra, saber apreciar la naturaleza con responsabilidad y cuidarla. De igual forma, el contacto con la naturaleza ofrece múltiples beneficios para la salud física y mental como la calma, paz y el vivenciar emociones como el asombro, la alegría, entre otras.

El ejercicio también tiene sus beneficios para la salud, algunos de los cuales son señalados por los integrantes de este grupo como grandes aprendizajes. Esta práctica tiene un componente de auto-exigencia para salir de la rutina y aventurarse, realizar el camino completo, conocer las capacidades físicas de cada quien y evidenciar los avances que se logran.

Caminar en grupo permite disfrutar en equipo, forjar amistades, socializar con las y los otros caminantes en entornos diferentes a los escenarios cerrados de la ciudad. Por otro lado, el recorrido permite conversar con la gente que habita distintas tierras, conocer sus realidades, formas de vida y cosmovisiones.

Luis Vélez, uno de los caminantes más entusiastas y capaces del grupo, expresa: “Tantas caminatas, tantas enseñanzas, cada una es una experiencia distinta, un ir más allá. Es ser capaz de lograr la meta que nos ponemos desde el principio, tener la capacidad de admirar un paisaje, escuchar un pájaro, fotografiar un río. Las caminatas son más que palabras, son vida”.

Consejos para adentrarse en el senderismo:

La primera recomendación que realiza el caminante Diego Álvarez para empezar a hacer senderismo es hacerlo en grupo y evitar aventurarse a caminar por cuestiones de seguridad, es mejor andar en grupos para protegerse en situaciones de peligro, pérdida,  o incluso en caso de presentarse algún accidente.

Otra recomendación es ser consciente del nivel de estado físico que se tiene, puesto que es posible ir mejorando a medida que se camine más, pero no debes exigirle a tu cuerpo más de lo que puede dar. Asimismo, identifica qué tipo de caminatas quieres hacer y qué deseas obtener de ellas para enfocar tu búsqueda y actividad a tus intereses: identifica si deseas hacer turismo rural, dedicarte al avistamiento de aves, hacer senderismo para mejorar tu rendimiento físico o caminar para despejar tu mente y descansar.

Recuerda ingresar al grupo de Facebook Caminatas por Manizales y Caldas – Los Barranquillos si deseas obtener más información sobre las rutas que realiza el equipo o si deseas comunicarte con ellos. ¡Alista tus tenis y aventúrate por los rincones de Caldas para vivir experiencias increíbles!