Ruta del Cóndor

Esta ruta es un recorrido por 8 veredas del municipio de Villamaría, ubicado en la región centro sur del departamento de Caldas, en el que se destacan la cultura, las costumbres y las tradiciones del pueblo cafetero; los lugareños son los principales actores de las visitas y actividades y la naturaleza es protagonista.

El Cóndor de Los Andes, es la excusa viviente de éstas familias trabajadoras del campo, para enseñarle a los visitantes lo más hermoso de sus tierras. Esta clase de turismo se caracteriza por ser planificado y hacer el papel de segunda opción económica para los lugareños, es por ello que el visitante se encontrará con reales campesinos, reales ordeñadores, caficultores, agricultores. El camino se divide en dos partes: avistamiento del cóndor y paisaje cultural cafetero y la agrupan 8 veredas, 4 por cada parte.

Este proyecto está construyendo turismo comunitario y realizando un fortalecimiento empresarial a las familias aledañas a la cuenca del Río Claro y la Quebrada San Julián y es apoyado por CHEC, Corporación para el Desarrollo de Caldas y la Gobernación de Caldas.

En Villlamaría

Villamaría es el primer punto de un laborioso mapa trazado por aldeanos trabajadores, quienes se ha unido para sembrar en nuestras manos esperanza.

Delante de nuestros ojos tenemos la llamada panóramica a los íconos de la biodiversidad:  El Parque Natural Nacional Tatamá, un glorioso lugar con valles profundos y filos pronunciados. El Parque Nacional Natural los Nevados que extiende su gloria inamovible y El Cumanday, aquella nariz humeante o para ser precisos el Nevado del Ruiz, nos recuerda su latente furor con esa fumarola que invade con frecuencia nuestro panorama.

Recorridos
RUTA DEL CÓNDOR

La Ruta del Cóndor tiene dos alternativas:  la que se ubica en la parte alta que comprende las veredas Papayal, La Paz, la Guayana, y Santo Domingo, en donde es posible realizar avistamiento del cóndor, conocer cultivos de cebolla, hacer recorridos ecológicos, disfrutar de una lluvia de estrellas, conocer las cascadas La India y Molinos y deleitarse con la gastronomía y artesanías de la región.

La segunda alternativa en la parte baja es la Ruta del Cóndor, que comprende las veredas Río Claro, Llanitos, San Julián y Nueva Primavera. Allí es posible disfrutar de los atractivos del paisaje cultural cafetero, visitar el sendero del antiguo ferrocarril, el santuario de la Virgen de Guadalupe, participar de la siembra y beneficio del café, disfrutar de frutas tropicales como bananos y naranjas y conocer las gariteras (mujeres que llevan alimentos desde su casa al río, mientras entonan cánticos tradicionales). Los próximos días los caldenses podremos disfrutar de esta nueva alternativa de turismo regional.

Por la ruta

Las veredas Papayal, Santo Domingo, La Paz y La Guyana, además de atraparnos con su historia y enseñarnos el valor del esfuerzo del campesino, nos llevan hasta los amos de este cielo, una pareja de cóndores que han hecho de este paraíso su hogar.

Durante esta travesía nos hallaremos envueltos en la majestuosidad inexplicable de las cascadas que vierten sus aguas incansablemente, escucharemos el eco histórico del Ferrocarril de Caldas, cabalgaremos junto a nuestros ancestros por los caminos de la arriería y, por qué no, al terminar nuestro trayecto pasar con un trago de aguardiente esta inmortal aventura.

Vereda Papayal

Este paraíso pintoresco nos dibuja rincones llenos de ilusión y lucha. Don Hernán recibe en su morada visitantes expectantes de aventura y después de sumergirse entre humeantes llamas de su pequeño fogón, sirve las delicias que le han dado estas tierras. La comunidad se une con una papayera infantil culpable de un concierto de sonidos patrios.

37 familias la habitan y toman su nombre del siglo pasado, cuando eran comunes en sus tierras los cultivos de papayuela. Ofrecen gastronomía típica, alojamiento y una papayera infantil para alegrar la visita.

Vereda Santo Domingo

Santo Domingo es un fantástico lugar custodiado y bendecido por dos fuentes hídricas inagotables: El Río Claro y la quebrada La India.

De esta tierra con vocación de hortalizas se han levantado personas maravillosas. Trabajadores incansables, gente bendecida con una gran riqueza: sus terrenos y su espíritu.

Es una zona con fuerte tradición católica, tiene un gran templo donde se guardan las memorias de la labor pacífica del Padre Naranjo, quien fue un gran conciliador.

Vereda Agrícola La Paz

Es la vereda que cuenta la historia de la erupción del Volcán del Ruíz en la década de los 80 y cómo la zona se levantó y hoy es remanso de paz. En un árduo trabajo comunitario, organizaron sus huertas con diversos cultivos y en la fonda de la vereda festejan sus logros y recuerdan sus pesares.

Vereda La Guayana

Esta vereda, que en su origen tuvo apariencia de hacienda, y después de pequeñas parcelas, nunca ha extraviado la fertilidad de sus suelos, y aún sus cosechas conservan una calidad indiscutible.  Es sede de Cooproguasan, una cooperativa de productores agropecuarios de la zona.

Parte baja

PAISAJE CULTURAL CAFETERO
Vereda Llanitos

Esta vereda resguarda a 170 familias, gentes que trabajan el campo con mucha esperanza, al lado de su fe religiosa. Reciben turistas que pueden pasear en garrucha, comer dulces tradicionales y conocer el proceso de cultivo del café.

Vereda San Julián

En esta zona es posible conocer la siembra, cultivo y procesamiento del café, acompañado de mujeres que se visten como chapoleras y cantan mientras recogen los granos rojos.

Vereda Río Claro

En Río Claro se encuentran los vestigios del Ferrocarril, por lo que es posible pasear en carritos artesanales por los rieles abandonados, disfrutar del río y participar de los ritos en el Templo de la zona.

Vereda Nueva Primavera

En esta zona es posible conocer un trabajo tradicional de las mujeres campesinas: las “gariteras”, encargadas de transportar desayunos y almuerzos a los trabajadores que extraen arena del río Chinchiná.

TURISMO COMUNITARIO

Este proyecto de turismo comunitario, benefició en el año 2016 a 328 familias de 8 veredas del municipio de Villamaría, zona por la que es posible realizar dos recorridos uno por la ruta del cóndor y otro por el paisaje cultural cafetero.

De esta manera el turista puede deleitarse con la cultura, las costumbres y las tradiciones de los pueblos que habita las zonas aledañas a las cuenca del Río Claro y la Quebrada San Julián.

El proyecto inició su desarrollo en el año 2010 en alianza con la Corporación para el Desarrollo de Caldas, Alcaldía de Villamaría y Corpocaldas con el fin de impulsar un proceso ecoturismo rural, para que las comunidades posibilidades sostenibles de expltacion del potecual turístico Tres fases, en la primera se hizo fortalecimiento comunitario, identificación del producto turístico y se conformaron los comités turísticos. En un segundo momento se realizó el diseño de producto turístico, la capacitación en temas como servicio turístico y en la tercera se realizó laconstrucción operativa de los recorridos, identificación de servicios turísticos, capacitación a guias locales y apoyo a la actividad artesanal.